Inhalt

Las ONGs dan su apoyo a la SAO en su grave denuncia contra la Junta por la situación en Albacete.
Escrito por Julia Gimenez Gomez   
Sunday, 01 de February de 2015



NOTA DE PRENSA

El Programa Antídoto pide a Castilla-La Mancha y al resto de comunidades
autónomas que no eludan su responsabilidad frente al veneno en el medio natural

-  Castilla-La Mancha destaca por si inacción en la lucha contra el veneno. No sanciona y no ataja casos graves como el de
Nambroca.

-   Las ONGs dan su apoyo a la SAO en su grave denuncia
contra la Junta por la situación en Albacete.

-   Las medidas aplicadas por las administraciones son
insuficientes para frenar la proliferación de casos de uso ilegal de veneno
en la naturaleza.

1  Febrero de 2015 / El Programa Antídoto, la plataforma de ONG creada a
finales de los años noventa para afrontar la lucha contra los cebos
envenenados, ha puesto en evidencia la insuficiencia, cuando no inhibición,
de las comunidades autónomas para atajar una de las prácticas ilegales más
destructivas para la biodiversidad española en las últimas décadas. Aunque
se han producido significativos avances desde que hace más de quince años se
crease el Programa Antídoto, todavía la implicación de las administraciones
regionales es muy precaria para lograr el objetivo de erradicar la actual
proliferación del veneno en el medio natural.

Así lo entienden los ONG que integran en esta plataforma, cuyos
representantes se reunieron el pasado 18 de diciembre en Madrid para hacer
balance del mayor o menor compromiso de las administraciones en la lucha
contra esta actividad ilegal. En esta reunión se repasaron los episodios más
graves de veneno acontecidos el año pasado, entre los que destaca por su
gravedad y actualidad el ocurrido en Nambroca (Toledo). En este término
municipal, a finales del año pasado, moría víctima de los cebos envenenados
una veintena de animales, entre ellos al menos cinco milanos reales, especie
cuyas poblaciones nidificantes están declaradas "En peligro de extinción" en
España.

Más de un mes después de conocerse este caso, el Programa Antídoto ha
criticado a la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha por su falta
de reacción y transparencia, además de pedir a su titular, María Luisa
Soriano, la  adopción de medidas cautelares y recuperadoras urgentes, como
la suspensión inmediata de la caza en el coto donde se produjo el
envenenamiento.



Estos hechos coinciden con la reciente denuncia judicial presentada por la
Sociedad Albacetense de Ornitología (SAO) contra la Junta de Castilla-La
Mancha por propiciar la caducidad de los expedientes sancionadores por
veneno. Según esta ONG, solo entre 2011 y 2013 se han abierto más de treinta
de estos expedientes por casos de envenenamiento en la provincia de
Albacete, de los cuales únicamente dos han finalizado con sanción económica.
De al menos doce expedientes con propuesta de resolución se desconoce su
estado actual de tramitación o ejecución, a pesar de la insistencia de la
SAO por conocer los hechos.

Desde el Programa Antídoto apoyamos la medida adoptada por la SAO y
reconocemos el esfuerzo e interés de muchos agentes medioambientales y
técnicos de la Junta de Castilla-La Mancha contra el uso ilegal del veneno,
trabajo que se ve frustrado al llegar a ciertos niveles administrativos en
la Consejería de Agricultura, donde los procedimientos sancionadores se
eternizan y llegan a caducar.

Repaso a los casos más graves

Lo que está ocurriendo en Castilla-La Mancha es un ejemplo de que no son
pocas las comunidades autónomas que siguen eludiendo su responsabilidad en
la lucha contra los cebos envenenados. En su reciente reunión en Madrid, el
Programa Antídoto analizó casos tan preocupantes como el ocurrido el pasado
agosto en Valencia de las Torres (Badajoz), donde se localizaba envenenado
el lince conocido como K2. Era uno de los ocho linces ibéricos
reintroducidos el pasado año en Extremadura, en un intento de recuperar esta
especie extinguida hace décadas en la región.

Meses antes, en marzo, el Seprona de la Guardia Civil encontraba
envenenados un águila real, un aguilucho lagunero y cinco milanos reales en
el municipio de Torres del Carrizal (Zamora), lo que desembocó en la
suspensión de la caza por un periodo de cuatro años en el coto donde se
encontraron estos animales y los cebos envenenados.

Este paso positivo de la Junta de Castilla y León se vio contrarrestado por
el reparto “legal” a los agricultores de veneno contra los topillos en siete
comarcas de la región, promovido por su propia Consejería de Agricultura y
Ganadería. El Proyecto Antídoto considera esta medida como desproporcionada
e ineficaz, además de peligrosa, como lo indican las altas mortandades de
fauna silvestre ocasionadas en anteriores repartos de veneno a los
agricultores. También recuerda que la normativa vigente da prioridad a la
lucha biológica y al manejo agronómico, más eficaces contra el topillo que
el veneno.

Por su parte, la Junta de Andalucía informó en julio de que el
envenenamiento de un perro dio lugar a un eficaz operativo en varios cotos
de caza de las provincias de Málaga y Granada, que permitió el hallazgo de
artes de caza prohibidas y una piel de oso, cuyo origen se está
investigando. En Navarra se han conocido varios episodios de envenenamiento
que han afectado a milanos negros y milanos reales, algunos de ellos en la
misma zona del sur de esta comunidad autónoma donde se vienen conociendo
otros casos al menos desde 2008.

Diez socios, un objetivo

Entre los casos más destacados de 2014 hay que citar también a Galicia,
donde en abril el Seprona de Porriño (Pontevedra) y los Agentes del Servicio
de Conservación de la Naturaleza realizaron un operativo en un coto de caza
del término municipal de Mos. Esta acción permitió detener a dos personas
que fueron imputadas como autores de reiterados envenenamientos que
afectaron a la fauna silvestre y doméstica. En este operativo, como en otros
a lo largo del año, fue de gran ayuda la intervención de la Patrulla Canina
de la Guardia Civil, especializada en la detección de cebos envenenados, que
se trasladó desde su base en Madrid.

En su reciente reunión, las diez ONG que forman el Programa Antídoto
acordaron reforzar las acciones contra el uso ilegal del veneno e
intensificar la coordinación entre ellas. Las ONG actualmente integradas en
esta plataforma son AVAFES Canarias, Ecologistas en Acción, FAPAS, Fondo
para la Conservación del Buitre Negro (BVCF), Fundación Oso Pardo, Fundación
para la Conservación del Quebrantahuesos, GREFA, SEO/BirdLife, Sociedad
Española para la Conservación y Estudio de los Mamíferos (SECEM) y
WWF/España.

Para más información

Carlos Cano, WWF España, tel. 699 42 37 38

Ernesto Álvarez, GREFA, tel. 627 46 14 59

Miguel Ángel Hernández, tel, 608823110
 
Las ONGs dan su apoyo a la SAO en su grave denuncia contra la Junta por la situación en Albacete.
Escrito por Julia Gimenez Gomez   
Sunday, 01 de February de 2015



NOTA DE PRENSA

El Programa Antídoto pide a Castilla-La Mancha y al resto de comunidades
autónomas que no eludan su responsabilidad frente al veneno en el medio natural

-  Castilla-La Mancha destaca por si inacción en la lucha contra el veneno. No sanciona y no ataja casos graves como el de
Nambroca.

-   Las ONGs dan su apoyo a la SAO en su grave denuncia
contra la Junta por la situación en Albacete.

-   Las medidas aplicadas por las administraciones son
insuficientes para frenar la proliferación de casos de uso ilegal de veneno
en la naturaleza.

1  Febrero de 2015 / El Programa Antídoto, la plataforma de ONG creada a
finales de los años noventa para afrontar la lucha contra los cebos
envenenados, ha puesto en evidencia la insuficiencia, cuando no inhibición,
de las comunidades autónomas para atajar una de las prácticas ilegales más
destructivas para la biodiversidad española en las últimas décadas. Aunque
se han producido significativos avances desde que hace más de quince años se
crease el Programa Antídoto, todavía la implicación de las administraciones
regionales es muy precaria para lograr el objetivo de erradicar la actual
proliferación del veneno en el medio natural.

Así lo entienden los ONG que integran en esta plataforma, cuyos
representantes se reunieron el pasado 18 de diciembre en Madrid para hacer
balance del mayor o menor compromiso de las administraciones en la lucha
contra esta actividad ilegal. En esta reunión se repasaron los episodios más
graves de veneno acontecidos el año pasado, entre los que destaca por su
gravedad y actualidad el ocurrido en Nambroca (Toledo). En este término
municipal, a finales del año pasado, moría víctima de los cebos envenenados
una veintena de animales, entre ellos al menos cinco milanos reales, especie
cuyas poblaciones nidificantes están declaradas "En peligro de extinción" en
España.

Más de un mes después de conocerse este caso, el Programa Antídoto ha
criticado a la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha por su falta
de reacción y transparencia, además de pedir a su titular, María Luisa
Soriano, la  adopción de medidas cautelares y recuperadoras urgentes, como
la suspensión inmediata de la caza en el coto donde se produjo el
envenenamiento.



Estos hechos coinciden con la reciente denuncia judicial presentada por la
Sociedad Albacetense de Ornitología (SAO) contra la Junta de Castilla-La
Mancha por propiciar la caducidad de los expedientes sancionadores por
veneno. Según esta ONG, solo entre 2011 y 2013 se han abierto más de treinta
de estos expedientes por casos de envenenamiento en la provincia de
Albacete, de los cuales únicamente dos han finalizado con sanción económica.
De al menos doce expedientes con propuesta de resolución se desconoce su
estado actual de tramitación o ejecución, a pesar de la insistencia de la
SAO por conocer los hechos.

Desde el Programa Antídoto apoyamos la medida adoptada por la SAO y
reconocemos el esfuerzo e interés de muchos agentes medioambientales y
técnicos de la Junta de Castilla-La Mancha contra el uso ilegal del veneno,
trabajo que se ve frustrado al llegar a ciertos niveles administrativos en
la Consejería de Agricultura, donde los procedimientos sancionadores se
eternizan y llegan a caducar.

Repaso a los casos más graves

Lo que está ocurriendo en Castilla-La Mancha es un ejemplo de que no son
pocas las comunidades autónomas que siguen eludiendo su responsabilidad en
la lucha contra los cebos envenenados. En su reciente reunión en Madrid, el
Programa Antídoto analizó casos tan preocupantes como el ocurrido el pasado
agosto en Valencia de las Torres (Badajoz), donde se localizaba envenenado
el lince conocido como K2. Era uno de los ocho linces ibéricos
reintroducidos el pasado año en Extremadura, en un intento de recuperar esta
especie extinguida hace décadas en la región.

Meses antes, en marzo, el Seprona de la Guardia Civil encontraba
envenenados un águila real, un aguilucho lagunero y cinco milanos reales en
el municipio de Torres del Carrizal (Zamora), lo que desembocó en la
suspensión de la caza por un periodo de cuatro años en el coto donde se
encontraron estos animales y los cebos envenenados.

Este paso positivo de la Junta de Castilla y León se vio contrarrestado por
el reparto “legal” a los agricultores de veneno contra los topillos en siete
comarcas de la región, promovido por su propia Consejería de Agricultura y
Ganadería. El Proyecto Antídoto considera esta medida como desproporcionada
e ineficaz, además de peligrosa, como lo indican las altas mortandades de
fauna silvestre ocasionadas en anteriores repartos de veneno a los
agricultores. También recuerda que la normativa vigente da prioridad a la
lucha biológica y al manejo agronómico, más eficaces contra el topillo que
el veneno.

Por su parte, la Junta de Andalucía informó en julio de que el
envenenamiento de un perro dio lugar a un eficaz operativo en varios cotos
de caza de las provincias de Málaga y Granada, que permitió el hallazgo de
artes de caza prohibidas y una piel de oso, cuyo origen se está
investigando. En Navarra se han conocido varios episodios de envenenamiento
que han afectado a milanos negros y milanos reales, algunos de ellos en la
misma zona del sur de esta comunidad autónoma donde se vienen conociendo
otros casos al menos desde 2008.

Diez socios, un objetivo

Entre los casos más destacados de 2014 hay que citar también a Galicia,
donde en abril el Seprona de Porriño (Pontevedra) y los Agentes del Servicio
de Conservación de la Naturaleza realizaron un operativo en un coto de caza
del término municipal de Mos. Esta acción permitió detener a dos personas
que fueron imputadas como autores de reiterados envenenamientos que
afectaron a la fauna silvestre y doméstica. En este operativo, como en otros
a lo largo del año, fue de gran ayuda la intervención de la Patrulla Canina
de la Guardia Civil, especializada en la detección de cebos envenenados, que
se trasladó desde su base en Madrid.

En su reciente reunión, las diez ONG que forman el Programa Antídoto
acordaron reforzar las acciones contra el uso ilegal del veneno e
intensificar la coordinación entre ellas. Las ONG actualmente integradas en
esta plataforma son AVAFES Canarias, Ecologistas en Acción, FAPAS, Fondo
para la Conservación del Buitre Negro (BVCF), Fundación Oso Pardo, Fundación
para la Conservación del Quebrantahuesos, GREFA, SEO/BirdLife, Sociedad
Española para la Conservación y Estudio de los Mamíferos (SECEM) y
WWF/España.

Para más información

Carlos Cano, WWF España, tel. 699 42 37 38

Ernesto Álvarez, GREFA, tel. 627 46 14 59

Miguel Ángel Hernández, tel, 608823110
 
JORNADAS NATURALISTAS
Escrito por Julia Gimenez Gomez   
Thursday, 29 de January de 2015
jueves_2015_2.jpg
 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Final >>

Resultados 1 - 5 de 155